Durante mis años de trabajo en WATT, una empresa que ofrece consultoría en analítica web y desarrollo de cuadros de mando a medida, pude aprender que hay 4 objetivos principales en los cuales debemos enfocarnos al crear una web.

Cuando montamos un blog, una tienda de comercio electrónico o cualquier otro sitio web, generalmente lo hacemos con uno o más objetivos en mente. Estos pueden estar orientados al negocio, la empresa o una institución: aumentar beneficios y/o disminuir costes. Pero también pueden estar enfocados al usuario o el cliente: aumentar fidelidad y/o aumentar satisfacción.

Sea cual sea tu objetivo global, hay 4 pilares fundamentales que debes definir, medir y sobre los cuales deberás tomar acción.

1. Alcance

También como conocido como adquisición, es el que se enfoca en atraer visitantes hacia tu sitio web.

La idea es aumentar el alcance de tu marca, blog o negocio sobre el público objetivo. Básicamente consiste en atraer visitantes interesados en lo que tienes que ofrecer, en aumentar el tráfico hacia tu web.

Pero no basta con atraer visitas para hacer ego de tus números, sino de atraer un público objetivo, cualificado y de interés para tu oferta (ej. no te vas a enfocar en vegetarianos si lo que vendes es carne).

2. Compromiso (engagement)

También conocido como activación, se trata de hacer que los visitantes realicen una acción en tu sitio y que de alguna manera se establezca una especie de vínculo entre el visitante y tu web.

Estas acciones pueden estar asociadas a consumir contenidos (ej. leer tu blog o visitar una página específica), descargar un PDF o cualquier otro fichero, registrarse, dejar un comentario, realizar una búsqueda interna, ver un vídeo, etc.

En fin, que el usuario no rebote (que llegue a tu sitio y en cuestión de pocos segundos de media vuelta y abandone tu página).

3. Conversión

La idea aquí es lograr que los visitantes cumplan con el objetivo por el cual tu sitio ha sido creado. Básicamente, es cuando el usuario completa una acción que has determinado como éxito.

El objetivo por el cual ha sido creado un sitio dependerá de cada uno. En una tienda de comercio electrónico será la colocación de un pedido. En un blog puede ser la suscripción a un boletín o la venta de un mini-curso. En otras páginas puede ser la contratación de un servicio, pedir más información, solicitar un presupuesto, etc.

Si respondes a esta pregunta tendrás identificado tu objetivo de conversión, ¿para qué fue creado tu sitio web?

4. Retención

Esta parte es como volver al inicio del ciclo, cuando tus clientes vuelven a re-convertir.

Si tienes un solo producto [único] (ej. una miniguía en PDF) lo tendrás muy difícil para que un cliente te vuelva a comprar. Una solución puede ser crear más productos o servicios.

Pero si tienes más productos o un servicio, es importante medir y trabajar para que tus clientes vuelvan a convertir.

Espero que este enfoque te sirva de guía para planificar a medio/largo plazo cuando definas los objetivos de tu blog, tienda online o cualquier otro sitio web que tengas o decidas crear.

Si tienes dudas o quieres añadir algo más, por favor no te vayas sin dejarnos un comentario más abajo.